•    La Laguna, Tenerife 
  •    655783356 

Blog

Los métodos de crianza comunes ¿aumentan el estrés en los niños?

  • 0 Comentarios
  • enero 18, 2017
  • por Sana Sana Tenerife
  • crianza, Energía, mamás, niños,
  • Deja un comentario

Introducción a la energía

Todos las personas tenemos un cuerpo de energía. Aunque la mayoría no podemos ver el cuerpo de energía, éste puede tener un gran  impacto en cómo nos sentimos, cómo respondemos y experimentamos todo lo que nos rodea en nuestra vida. En cualquier situación en la que hayamos sentido una emoción o una sensación en nuestro cuerpo que no tenía ninguna causa física (piense en una barriga revuelta antes de una prueba o entrevista), nuestro cuerpo de energía estaba hablándonos y dándonos un mensaje. El cuerpo de energía de cada persona es único, pero cada uno consiste en canales de energía, a través de los cuales fluye la energía y en las partes del cuerpo energético, como un corazón energético, una mente energética y manos de energía. Somos antenitas emisoras y receptoras al mismo tiempo.

 

Los métodos de crianza comunes ¿aumentan el estrés en los niños?

Cuando comprendí que el estrés influye en nuestro cuerpo de energía y que contribuye a la forma en que una persona se comporta y se conecta con los demás, me di cuenta de que cuanto menos estresado y más energía tenemos, mejor es nuestro comportamiento. Una vez que entendí esto, vi que no tenía sentido hacer cosas que causaban más estrés para el niño mientras esperaba que ellos tuvieran un mejor comportamiento.

Sin embargo, este enfoque sin sentido parece ser común a muchas técnicas de crianza.

 

Tiempo muerto o zona de pensar

Es una técnica que consiste en enviar al niño a un punto específico en la casa donde ellos están, por lo general, solos y tiene que sentarse o estar de pie durante un número determinado de minutos antes de que puedan volver a jugar. La idea es que el niño se calme, piense en lo que ha hecho, y aprender que no era apropiado. Cuando el tiempo de espera se acaba, el niño puede volver a jugar, pero si repiten el mismo comportamiento, se les envía de nuevo a pensar.

Por desgracia, esto puede ser una fuente de estrés. Si un niño está experimentando dificultades emocionales lo adecuado sería contar con el apoyo de un adulto y no  tener que lidiar el sólo con todas esas emociones. Esperando que así mejoren su forma de sentir y cambien su respuesta a una situación sin ningún apoyo, es darle una responsabilidad muy grande al niño.

Pero una vez que se entiende cómo el comportamiento se corresponde con el sistema de energía, te das cuenta que el comportamiento es algo más que la conducta en sí misma y que mediante el uso del tiempo de espera no se está tratando a la fuente de la tensión que le llevó a eso.

 

Contar 1,2 y 3

 

Con este método se les hace una declaración de que vas a contar hasta tres y si el niño no ha hecho lo que se le pide, habrá consecuencias. Este método causa  gran cantidad de estrés en los niños cada vez que se utiliza para conseguir que cooperen o conseguir que se haga algo. El estrés que habían sentido no se  reconoce y son empujados a hacer lo que se le pidió de una manera muy rápida. Se les enseña, en pocas palabras, que no importan lo que quieren. Sólo que nos hagan caso, que se den prisa y hagan lo que se les pide.

 

Ignorándolos

Otro enfoque común es ignorar el comportamiento que no les gusta y alabar el comportamiento que les gusta. Esto puede ser tan sencillo como dar la espalda a un niño mientras tiene una rabieta, o no contestar o responder cuando el niño habla de una manera particular.

Cuando se trata de ignorar el comportamiento de un niño, la dificultad para ellos es que una situación o una emoción pueden ser bastante complicada (especialmente si se corresponde con un estado de alta tensión). La atención de los adultos es en realidad lo que  es necesario con el fin de que se sientan calmados, consolados, y tranquilos. Necesitan tener a alguien ahí que les ayude con su estrés. Privar a un niño de atención puede aumentar su estrés y como resultado puede empeorar su comportamiento. Cuando fingimos que no vemos el problema emocional / energía, se le dice al niño que cuando están luchando, su mamá o papá no quieren saber de él. 

 

Los sobornos / recompensa

Este método establece básicamente, “Si haces X, te daré Y”. Se le da al niño algo que les gusta para que hagan algo que no quieren hacer. Mejor sería tomar el tiempo para entender por qué el niño no quiere hacer lo que le proponemos.

Es posible que con esto ellos entienden que necesitan hacer caso omiso de una fuente de estrés. Por ejemplo, si un niño tiene dificultades con la separación y llora cuando tienen que ir a la guardería o al colegio, diciéndoles que si no lloran van a obtener un chocolate no reconoce su estrés. Su llanto podría ser una expresión de cómo se sienten por estar lejos de un cuidador y la seguridad del hogar. Es importante ser escuchados y comprendidos, incluso si es un inconveniente para los padres. De lo contrario, un niño puede sentir la necesidad de enterrar a sus sentimientos en un lugar en el que podrían pudrirse y podrían establecer un patrón que luego cuando sea un adulto recurrirá a cosas como el chocolate para no expresar sus emociones.

 

El estrés de los padres/cuidadores/adultos

No sólo son los niños peores niños cuando están estresados, los padres son peores padres cuando están estresados. Cuando una persona está estresada, suele estar irritable y abrumada por tener que trabajar más duro para realizar las tareas. Con la ausencia de estrés se mejora el flujo de energía, por lo que son más felices, más conscientes y comprometidos de una manera positiva con las personas de su entorno.

Antes de conocer sobre el cuerpo de la energía, la responsabilidad estaba en mis pensamientos y fuerza de voluntad para asegurarme de que estaba tranquila y paciente y en el presente. ¿Cómo podía hacer eso cuando tenía tanto estrés ? A ese nivel de estrés no disfrutaba al jugar con mis hijos. Cada paso hacia adelante era un esfuerzo muy grande. Eso era agotador. Trabajar con la energía ayuda a no tener que controlar la forma en que estás pensando y sintiendo. No es necesario estar instantáneamente en un flujo de alta energía para siempre, sólo tiene que saber que fluctuamos y que tenemos una herramienta sencilla con la que podemos eliminar estrés y subir nuestra energía, de manera que tendremos mejores pensamientos, mejor estado de ánimo y disfrutaremos más de todo, y sobretodo de nuestros niños. 🙂

 

 

Si quieres aprender cómo consúltanos. Tenemos sesiones individuales y grupales tanto presenciales como online.

655 783 356

Talleres online

0 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Usamos cookies propias y de terceros para analizar su paso por nuestra web. Si continúa navegando acepta política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies